Compra para ti y no para los demás: Elimina lo que te contamina

La importancia de establecer límites  

Hasta en la amabilidad empieza a ser un problema cuando no se establecen límites, pues como sabrás cualquier aspecto que alcance fondo, trae consecuencias. Es justo allí cuando no sabemos cómo retroceder, empezamos a poner a los demás por encima de nosotros en todo momento, en cualquier circunstancia. No está mal que pensemos en nuestros semejantes, lo que está mal es que los pongamos sobre nosotros siempre.

La vida es demasiado corta como para limitarnos y negarnos la oportunidad de aprovechar ciertas cosas que evitamos por darle gusto a alguien más. En este caso, cuando se trata de lo económico, hay quienes se aprovechan de esto y descaradamente esperan obtener algo de tu parte, como siempre. No te digo que esté mal ayudar, ofrecer algún regalo que nos sale del corazón, pues lo importante es saber que así como compras para los demás, debes pensar en ti, en tus gustos, en todo aquello que te estás negando injustamente.

A continuación te presentamos 4 aspectos resumidos, que debes tomar en cuenta para eliminar lo que te contamina y empezar a comprar para ti y no para los demás:

1. Piensa en ti, siempre

Aunque suene radical, es importante resaltarlo porque tendemos a olvidarlo con frecuencia. Examina aquellas cosas a las que te estás negando por darle a alguien más. Piensa en cómo podrías responderte y luego, si careces de tranquilidad, responder a los demás. Evalúa casos donde sea estrictamente necesario ofrecer algo a alguien de tu parte. Determinar cuándo es el momento y cuándo no, te permitirá comprar para ti y no para los demás innecesariamente.

¿Por qué? Naturalmente podrá originarse en ti un sentido de insatisfacción y descontento al no poder darte gusto en aquellas cosas que deseas. Todos somos lo suficientemente capaces como para generar nuestra propia felicidad y contento con aquellas cosas que de verdad nos proporcionan alegría. Es momento de pensar en nosotros sin ser egoístas.

2. Evita pasar tu tiempo con personas incorrectas

Seamos sinceros, hay ciertas compañías negativas que tienen la capacidad de succionar toda nuestra energía, tranquilidad y paz. Evita este tipo de personas en tu vida, aquellas que intentan pasar por encima de ti. No te quedes con personas del pasado que ya cumplieron su misión en tu vida y ahora sólo permanecen en las buenas situaciones, quédate con aquellos que sean capaces de estar contigo cuando las cosas empiezan a salir mal. Son estos quienes merecen la pena.

3. No pretendas ser otra persona

Muchas veces la atención por los demás se ve causada por intento de parecer ser alguien que realmente no somos. En este sentido, es necesario comprender que aunque parezca difícil ser uno mismo en un mundo donde nos quieren ver iguales, sepamos que somos tan únicos e irrepetibles como las hojas de un árbol. Entiende que siempre habrán personas más inteligentes, más guapas, más poderosas, más jóvenes, pero nadie será como tú.

No pretendas cambiar por buscar ser aceptado en algún grupo en especial ni por agradar a alguien, las personas que realmente te acepten tal cual eres, serán las personas correctas para tu camino.

4. Deja de culparte por cosas del pasado

Otra de las causas que provoca que pensemos en los demás antes que en nosotros mismos, es culparnos por errores cometidos en el pasado. Es tiempo de dejar esas cosas atrás, ya lloramos y sufrimos lo suficiente por lo que hicimos. Lo cierto es que los errores son la base para buscar las mejores condiciones para nosotros. ¿Quién está exento de cometer un error? Nadie. Los errores no definen quién eres, lo que te define es cuando te levantas después de caer.

Deja esas cosas atrás, no vivas con esas piedras en tu camino que te impiden el paso. Es hora de superar, aprender y crecer.

5. La felicidad no se compra

No pierdas tu tiempo intentando comprar la felicidad, una gran parte de las cosas que crees que te la ofrecen, tienen grandes precios monetarios. Pero, ¿es esta la felicidad realmente? definitivamente no. La alegría se encuentra en cosas que nos satisfacen y lo mejor, ¡son gratis! Un ejemplo de ello son las risas a carcajadas con los parientes y amigos, el amor y el calor humano de nuestros cercanos, o simplemente estar trabajando en proyectos de pasión.

No dejes el momento para después, compra en ti, invierte amor en ti, compra los momentos que te dan alegría, invierte tiempo en las cosas que te gustan. Ya pasaste mucho pensando en los demás sobre ti.

 

También te puede interesar   Invertir en Franquicia de Alfa Inmobiliaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba