Invertir en tu propio negocio dueño y señor de tu destino

Invertir en tu propio negocio – dueño y señor de tu destino

Invertir en tu propio negocio es una de las opciones más inteligentes a optar por. Invertir dinero es un terreno insondable que te brinda tantas posibilidades como empresas hay en el mundo. Mientras muchas personas apuestan a invertir en las empresas de otros, la recomendación del día es invertir en tu propio negocio.

Invertir en tu propio negocio II

Consejos sabios para invertir en tu propio negocio

Cualquier inversión requiere de una planificación, mucho más si se trata de invertir en tu propio negocio, ya que seguramente querrás que te acompañe durante muchos años y que se convierta en tu fuente de ingresos; por lo que deberás tener mucho cuidado en cada paso que das.

  • Decide el rubro: lo más recomendable para invertir en tu propio negocio es hacerlo en un rubro que conozcas. Esto te aportará dos invaluables ventajas: la primera de ellas es que, al conocer el tema, tendrás muchas más posibilidades de evitar la quiebras; mientras que en segundo lugar, al tener muy claro el tema, no necesitarás contratar personal para que haga el trabajo.
  • Explota tus habilidades: si te encanta cocinar, es muy recomendable que te decidas por una rotisería; si las manualidades son lo tuyo, una línea de productos de decoración es lo que debes comenzar a hacer
  • Estudia el mercado: fíjate cómo se comportan los compradores y tendrás una pequeña visión acerca de si invertir en tu propio negocio es lo mejor en este momento con respecto al rubro que elegiste.
También te puede interesar   Franquicia Marco Aldany: Servicios, ventajas, instalación y más

 

  • Ofrece un plus: si vas a instalar una Academia para Salvar exámenes destinada a adolescentes, ofrécele algo más a tus clientes. No te conformes con brindar un servicio básico, sino que apunta a a la excelencia. Por ejemplo, podrías brindarle a los alumnos que aprueban, una prenda de ropa; puedes conseguir ropa usada fabulosa en tiendas especializadas. De este modo, puedes comprar unas cuántas prendas para tener en tu academia y cada alumno que aprueba, toma la que más le gusta. Esta es sólo una idea, puedes pensar en todas las que se te ocurran.

 Invertir en tu propio negocio – cómo seguir una vez que lo tienes

Invertir en tu propio negocio¡Felicitaciones! Ya tienes tu negocio. Sin embargo, lo que en un principio fue una inversión inicial, ahora se convierte en una inversión permanente. ¡Pero no te asustes! Las inversiones ahora son en base a tus ganancias.

¿Por qué  es importante invertir en tu propio negocio? La respuesta puede estar en la siguiente pregunta: ¿Qué pensarías de un empresario que sabes que gana mucho dinero gracias a ti y a otros clientes como tú, que cambia su auto, renueva su guardarropas cada seis meses, se pavonea con el último celular… mientras su establecimiento sigue igual que el primer día (sin contar con los deterioros por el uso, claro).

Para todo cliente resulta muy halagador sentirse agasajado con nuevas recetas en su rotisería de confianza, con probadores renovados en su tienda de ropa favorita, con manteles nuevos en el restaurante en el que suele almorzar y con el equipamiento del gimnasio periódicamente renovado.

Pensar en tu cliente, es pensar en ti.

También te puede interesar   Franquicia de Asestravel, S.L. - Viajar por el Mundo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba